Cuidado con los sistemas bancarios | Pobreza Mundial
Estás en: Pobreza > Pobreza en Europa, Pobreza en Norteamérica > > Cuidado con los sistemas bancarios

Cuidado con los sistemas bancarios


DINERO--custom

Muchos años hacia atrás había una frase en inglés que decía “tan seguir como un banco”. Esto mostraba la fiabilidad que estas instituciones tenían. No obstante, la realidad es que hoy ya no se pude decir lo mismo.

Debido a la quiebra de muchos bancos, muchas personas han perdido los ahorros de toda su vida y han quedado sumidas en la pobreza.

Para considerarse pobre no es necesario vivir en África, sino que personas pertenecientes a naciones ricas pueden quedar en la pobreza. Por eso surge la pregunta

¿Son seguros los bancos?

Para contestar esta pregunta es necesario que se vean ciertos factores. Por ejemplo, los bancos están relacionados directamente con las condiciones económicas. Si la condición económica sufre una crisis, los  bancos también lo hacen.

Las crisis económicas se ven con el exagerado aumento de los precios, el desempleo, altos índices de pobreza y la disminución del dinero familiar.

Últimamente, el mundo ha estado sumido en una grave crisis financiera y por lo tanto los bancos han sufrido las consecuencias. Muchos bancos prestigiosos han tenido que cerrar sus puertas para nunca reabrirlas.

Cuando los gastos superan los ingresos, durante un espacio de tiempo considerable, los bancos quiebran.

Cuando el dinero escasea, los bancos deben pedir prestado a otros a fin de poder prestar. La diferencia es que el interés cobrado a los bancos es muy alto, y esta es una de las causas por las que estas instituciones financieras se endeudan.

Algo que empeora la situación es que debido al temor de que un banco quiebre, temores que no son infundados, las personas han retirado sus ahorros de los bancos, haciendo que estos tengan aún menos dinero para operar.

En resumen, la causa principal del declive de los bancos es demasiada deuda. La situación bancaria afecta directamente a la población mundial.

Escrito por Cecilia el 1 de febrero de 2010 en Pobreza en Europa, Pobreza en Norteamérica