Dengue en Centroamérica, enfermedad de los pobres | Pobreza Mundial
Estás en: Pobreza > Marginalidad, Pobreza en Latinoamérica > > Dengue en Centroamérica, enfermedad de los pobres

Dengue en Centroamérica, enfermedad de los pobres


La pobreza y el cambio climático son dos de las principales causas de la expansión del dengue en Centroamérica, la enfermedad transmitida por el mosquito aedes aegypti, que afecta cada año a cerca de 100 millones de personas en todo el mundo y que en el continente se conoce como Dengue. Pese a que cada año son varias las víctimas de la enfermedad, la mayor concentración de las muertes se da entre los más pobres.

Costa Rica  se encuentra en la actualidad a la cabeza de los casos reportados en Centroamérica, superando el número de casos en los años pasados. Las últimas cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran Costa Rica con 11.672 casos notificados de dengue en lo que va de este año.

El Salvador reportó  alrededor de 10.0009 casos este año, seguido por Nicaragua, que informó de 8.967 casos. Honduras ha tenido 8.380 casos, Guatemala 3046, Panamá 278 y Belice aún no confirma ningún caso de dengue.

La insalubridad, en especial en áreas marginal, hace que la epidemia se propague y luego la falta de acceso a la servicios sanitarios y medicación adecuada, convierten a un alto número de los pacientes en víctimas mortales.

Las constantes lluvias en la región, durante los meses lluviosos, hacen a un más difícil la erradicación de la epidemia, las personas que viven en extrema pobreza y los que trabajan en las zonas costeras, son las más expuestos a las picaduras de mosquitos, haciéndolos víctimas potenciales de esta enfermedad. Pero para muchos especialistas en salud, la reaparición de la enfermedad con tanta fuerza en la región, si tiene que ver con el cambio climático, pero en un aspecto secundario, pues la principal causa para la propagación de la enfermedad, es la falta de agua potable y el hecho que muchas personas en situación precaria acumulan la misma, en baldes, latones, pilas y estanques, que luego se convierten en criaderos de mosquitos.

Autoridades locales de los diversos países de la región con el apoyo de centros especializados en enfermedades tropicales, hacen lo posible para el control de la enfermedad, que aunque muy parecida a la fiebre amarilla, para el dengue aun no existe una vacuna. Otro factor preocupante es el no poder atender en forma adecuada a los pacientes que ingresan a los hospitales del estado y en los que a menudo no se puede encontrar el medicamento necesario por falta de recursos.

Asentamientos propensos al dengue

Asentamientos propensos al dengue

Fuente: Foto

 

Escrito por Ana el 21 de julio de 2013 en Marginalidad, Pobreza en Latinoamérica