Embarazo en adolescentes | Pobreza Mundial

Uno de los mayores males que afectan a las sociedades sin duda es la precocidad con la que los jóvenes comienzan sus relaciones sexuales, sin una previa instrucción correcta y sin los conocimientos necesarios ni la madurez para enfrentar las consecuencias y compromisos que conlleva mantener relaciones sexuales.  El rápido aumento de los embarazos en adolescentes, lamentablemente se da en los estratos más bajos de las sociedades y afecta en un mayor número a las jóvenes de pocos ingresos económicos y con poca educación.

Lamentablemente más del 70% de los jóvenes que deben enfrentar la responsabilidad de ser padres antes de los 18 años, pertenecen a las clases más bajas y marginadas de la sociedad. Pero tampoco se puede dejar por fuera los aspectos culturales, ya que en muchas culturas el matrimonio y la procreación de los hijos a muy temprana edad es completamente normal.  El problema radica en los casos en que no es planeado, y en la mayoría de los casos muchos niños y niñas nacen en condiciones de pobreza o extrema pobreza, destinados a padecer una vida de precariedad, falta de acceso a la educación y siquiera cuidados sanitarios básicos.

Otro factor a tomar en consideración es el hecho que la mayoría de la población envuelta en los espirales de pobreza,  son habitantes de las regiones rurales o suburbanas. En estas regiones la falta de estudio o retardas los mismos por cuestiones laborales, marca un incremento en la precocidad de la vida sexual de los jóvenes. Otro factor que incrementa los embarazos en adolescentes, es la disfunción familiar, ya que muchas miran esta alternativa como un escape a sus ya traumatizadas vidas.

Para complicar más la situación, muchas de estas adolescentes lamentablemente se convertirán con el tiempo en madres solteras, lo que les dificultará aún más el acceso a educación adecuada, la facilidad de poder obtener un empleo satisfactorio y el lograr proporcionarle a sus hijos e hijas una calidad de vida mejorada.

Fuente: Foto

zp8497586rq
Escrito por Ana el 17 de septiembre de 2012 en Desigualdad Social, Marginalidad, Problemas Sociales

Comentarios cerrados actualmente.