Pobreza y alimentación | Pobreza Mundial
Estás en: Pobreza > Desigualdad Social, Desnutrición, Hambre > > Pobreza y alimentación

Pobreza y alimentación


hambrientosenelmundo

El avance creciente de la pobreza hace que avancen las enfermedades. En el sistema que vivimos todo está relacionado, todo está interconectado. Por lo tanto si se desea acabar con las enfermedades, se debería primero acabar con la pobreza.

¿Por qué es esto así? Pues bien, para mantener un cuerpo sano y que funcione de modo correcto la alimentación es fundamental. La alimentación es nuestro combustible. Si esta es mala o insuficiente el cuerpo se daña inevitablemente produciendo enfermedades muy graves.

No por nada en los países con altos índices de pobreza hay altos índices de enfermedades.

En estos países, de acuerdo a las estadísticas, un habitante cada cinco no está recibiendo la cantidad de alimento que necesita. En cuanto a los cuatro habitantes restantes, dos de ellos comen para llenar el estomago pero su alimentación es mala y no llega a cubrir la cantidad de vitaminas que el cuerpo requiere.

La pobreza hace que las enfermedades aumenten pero hay algo más. Como señaló un investigador brasileño, la pobreza mantiene talentos ocultos a la humanidad. Quien sabe que habilidades, conocimientos e ideas un joven tendría sino estuviera sumido en la pobreza.

El mundo está perdiendo recursos humanos importantes, creatividad e inteligencia, todo, debido a la pobreza.

Una dieta nutritiva y variada es esencial para una vida digna, pero el círculo continúa: la pobreza y la falta de recursos económicos los priva no solo del dinero para comprar alimentos sino también de la educación que enseña a alimentarse de modo correcto.

Como consecuencia, las personas siguen encerradas en ese círculo insalubre y se producen enfermedades. Lo que es peor, la falta de una buena dieta impide el correcto desarrollo mental y cerebra, privando a los individuos a crecer intelectualmente, estudiar y tener un trabajo digno. Ante la falta de este, siguen sumidos en la pobreza extrema.

Escrito por Cecilia el 2 de febrero de 2010 en Desigualdad Social, Desnutrición, Hambre